Logótipo IVDP
Operadores
Wines of Portugal
Loja do Porto
Follow me on Twitter
Facebook
 Mapa Web
Saphety
O IVDP é membro do “Center for Wine Origins” nos Estados Unidos.
Símbolo de Acessibilidade à Web [D]
Em conformidade com o nível 'AA' das WCAG 1.0 do W3C
Página Inicial > IVDP > Historia

Historia

Oporto: un vino con historia

A lo largo de casi dos milenios, se ha elaborado, en las laderas pizarrosas del valle del Encostas xistosasDouro, un paisaje vitícola singular, un vino excepcional. Más que un don de la naturaleza, el vino de Oporto es, en su esencia, esa espesura histórica, un patrimonio cultural colectivo de trabajo y experiencias, saber y arte, que generaciones y generación ha acumulado. El vino de Oporto fue y es un producto clave de la economía nacional y un valor simbólico que distinguidamente representa la “portugalidad” en el mundo.

La historia del viñedo del Alto Douro es muy antigua. No faltan los descubrimientos arqueológicos y referencias documentales que atestiguan la persistencia cultural del empeño vitivinícola de otras era.

Se remontan por lo menos a los siglos III-IV los vestigios de lagares y toneles, un poco por toda la región duriense. Sin embargo, la designación de vino de Oporto no surge hasta la segunda mitad del siglo XVII, en una época de expansión de la viticultura y de crecimiento rápido de la exportación de vinos.

Tratado de MethuenEn el último tercio del siglo XVII, en tiempo de rivalidades entre los imperios marítimos del norte, flamencos e ingleses aumentaron la demanda de vinos ibéricos, en detrimento de los Budeos y de otras regiones francesas. Inglaterra importa crecientes cantidades de Oporto. En 1703, el Tratado de Methuen vendrá a consagrar en el plano diplomático este flujo mercantil, previendo la contrapartida para los tejidos británicos en el mercado portugués.

La producción duriense, estimulada por la demanda inglesa creciente y precios altísimos, intenta adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. Pero, como les sucede a todos los grandes vinos, el negocio rivaliza intereses, suscita fraudes y abusos.

Entonces, a partir de mediados del siglo XVIII, las exportaciones se estancan, a la vez que la producción vinatera parece haber continuado en crecimiento. Los precios bajan en picado y los ingleses deciden comprar vinos, acusando a los campesinos de promover adulteraciones.

Marquês de PombalEste crisis comercial conducirá, por presión de los intereses de los grandes vinateros durienses con el gobierno del futuro Marqués de Pombal, a la institución de la Companhia Geral da Agricultura das Vinhas do Alto Douro, el 10 de septiembre de 1756. Con ella, se busca asegurar la calidad del producto, evitando adulteraciones, equilibrar la producción y el comercio y estabilizar los precios. Se procede a la primera “determinación de las sierras”. La región productora es bordeada por 335 mojones de piedra con la designación de “Feitoria”, designación que corroboraba el vino de la mejor calidad, único que podía exportarse a Inglaterra, vulgarmente conocido como vino fino. Se define el concepto de registro.

En la segunda mitad del siglo XIX, un conjunto de factores se conjugan para marcar el giro del Douro del Marqués de Pombal hacia el Douro contemporáneo, promoviendo profundos cambios en la viticultura duriense. Después de las destrucciones provocadas en los años cincuenta por el oídio, es la filoxera la que, a partir de la década siguiente, reduce a mortuorios gran parte del viñedo del área determinada. En 1865, la instauración del régimen de libertad comercial constituye, a nivel regional, la ampliación de la línea de determinación, permitiendo la expansión rápida del viñedo en el Douro Superior, donde el ataque de la filoxera fue más tardío y menos agresivo.
Surgen nuevas prácticas de preparación del terreno, se alteran las prácticas de plantación de la viña, se seleccionan las mejores uvas regionales para el injerto, se difunde la utilización racional de abonos y fitosanitarios, se perfeccionan los procesos de vinificación…

Al final del siglo, es bien visible el impacto de la filoxera en la reordenación del espacio regional.

Poco a poco reorganizado y extendiéndose ahora a un área mucho mayor, el viñedo duriense contará, a partir de finales de los años ochenta, con otro enemigo, mucho más destruidor que las enfermedades de la vid: la crisis comercial. Paralelamente, el fraude. Las imitaciones de vino de Oporto se hacen más frecuentes en nuestros principales mercados, donde se venden los French Ports, los Hamburg Ports, los Tarragona Ports, a precios inferiores que los genuinos Port Wines.

Crisis comercial, crisis del campo, el Douro era un retrato de miseria.

Al comienzo de su gobierno dictatorial, el 10 de mayo de 1907, João Franco firmaba un decreto que reglamentaría la producción, venta, exportación y fiscalización del vino de Oporto, regresando a los principios que orientaron, 150 años antes, la política del Marqués de Pombal de defensa de la marca. Fue nuevamente determinada la región productora, abarcando ahora el Douro Superior. Se reestablecía la exclusividad del delta del río Duero y del puerto de Leixões para la exportación de la región del Douro, con una graduación alcohólica mínima de 16,5%. La protección y fiscalización de la marca quedaban a cargo de la Comisión de Viticultura de la Región del Douro.

Como contrapartida, el decreto de 27 de junio, que vino a reglamentar el comercio de aguardientes, prohibía la destilación de los vinos durienses, obligando al Douro a recibir de otras regiones vitícolas los aguardientes para el apagamiento de sus vinos, hecho que motivó una violenta protesta. La ampliación excesiva del área de determinación suscitó también una gran polémica. Al año siguiente, el gobierno del Almirante Ferreira do Amaral (decreto de 27 de noviembre) optaría por la determinación por localidades, reduciendo el área productora de vino de Oporto prácticamente al espacio de la actual determinación (decreto ley de 26 de junio de 1986), que corresponde a la que fue establecida por el decreto de 10 de diciembre de 1921.

Las exportaciones aumentaron a un ritmo nunca esperado, alcanzando, en 1924/1925, más de cien mil barriles, nivel que sólo sería superado a finales de la década de 1970.

Sin embargo, la situación en las aldeas del Douro no parece haber experimentado mejoras significativas. La miseria y el hambre se agravaban con la subida de los impuestos y de los precios de los productos, al final de la monarquía y durante la 1ª República. La agitación política y social del premier cuarto del siglo XX marcó uno de los periodos más turbulentos de la historia del Douro. Manifestaciones, mítines, motines, incendios de trenes con aguardiente del sur, atracos a los ayuntamientos y delegaciones públicas.

El nuevo régimen nacido del levantamiento militar del 28 de mayo de 1926 impondría nuevos cambios en la organización del comercio de vino de Oporto y de la labranza duriense, reforzando el intervencionismo estatal.

En 1926 fue creado el emporio de Vila Nova de Gaia, que debería funcionar como Entreposto de Vila Nova de Gaiaprolongación de la región productora. Todas las empresas relacionadas con el comercio del vino pasarían a tener aquí obligatoriamente sus almacenes de envejecimiento, acabando, en la práctica, con la comercialización directa, desde el Douro.

En 1923, el régimen corporativo organizaba los Gremios de la Labranza, con representación de los sindicatos locales, constituidos por los propietarios albaceas. A su vez, los Gremios Concelhios pasarían a asociarse en la Federación Sindical de los Viticultores de la Región del Douro –Casa do Douro, organismo encargado de proteger y disciplinar la producción. Reglamentación posterior (decreto de 30 de abril de 1940) le atribuye poderes para elaborar la actualización del registro, repartir el vino beneficiado, facilitar el aguardiente a los productores, fiscalizar el vino de la región determinada y conceder los albaranes para los vinos que tenían que ser transportados al emporio de Gaia.

En 1933, se organizó el Gremio de Exportadores del vino de Oporto, asociación del sector comercial con las funciones de velar por la disciplina del comercio.

Las actividades de la Casa do Douro y del Gremio de Exportadores pasan a ser coordinadas por el Instituto do Vinho do Porto, organismo creado ese mismo año, con las funciones de estudio y promoción de la calidad, fiscalización y propaganda del producto.

Fue actualizado el registro de los viñedos. De acuerdo con la ubicación, las características del terreno, los tipos de uvas y la edad de la viña, la Casa do Douro atribuye anualmente a cada viticultor una autorización para producir una cantidad de mosto determinada, al cual le corresponde una determinada calidad (de la letra A, el mejor, hasta la letra F) y un precio correspondiente. Es el sistema de apagamiento.

A partir de los años 50, se desarrolla el movimiento cooperativo, que, a principios de la década siguiente, abarcará cerca del 10% del número de productores y de la producción vinícola regional.

Después de 1974, la organización corporativa se extingue, pero la Casa do Douro y el Instituto do Vinho do Porto mantienen sus funciones de defensa de la calidad de la marca. A su vez, el Gremio de Exportadores dio lugar  a la Asociación de Exportadores del Vino de Oporto, que pasó a llamarse, más recientemente, Asociación de las Empresas de Vino de Oporto.

Entre las empresas exportadoras, se ha observado una tendencia a la concentración. Paralelamente, algunas de esas empresas han realizado grandes inversiones en el área de la producción, adquiriendo fincas y viñedos, y haciendo nuevas plantaciones. En sentido inverso, algunos productores se lanzan, desde 1978, en el circuito de la comercialización directa, recuperando una práctica perdida en 1926. En 1986, se crea la Asociación de Productores Embotelladores de Vino de Oporto, teniendo como objeto la exportación directa, desde las fincas del Douro, en nombre de los productores.

Barco que transporta o vinhoEn 1995, la Región Determinada del Douro vio alterado su cuadro institucional. Fue dotada de un organismo interprofesional, -la Comisión Interprofesional de la Región Determinada del Douro (CIRDD), en el cual tenían cabida, en situación de paridad, los representantes del campo y del comercio, con el objetivo común de disciplinar y controlar la producción y comercialización de los vinos de la región con derecho a denominación de origen. Los cambios introducidos respetaron, no obstante, las especificaciones históricas, culturales y sociales de la región, siguiendo las líneas orientadoras de la ley –cuadro de las regiones determinadas vitivinícolas. Dos secciones especializadas componían el Consejo General de la CIRDD determinando las reglas aplicables a cada una de las denominaciones: una concerniente a la denominación de origen “Oporto” y otra a los demás vinos de calidad (“vqprd”) de la región.
Este modelo sufriría un nuevo cambio en 2003, con la sustitución de la CIRDD por un Consejo Interprofesional integrado en el Instituto dos Vinhos do Porto e Douro.


Autor: Gaspar Martins Pereira

 
Ministério da Agricultura QRENCompete